Cómo convertir sueños en objetivos.

Facebooklinkedin

Cuántas veces al día pensamos o decimos me gustaría, desearía, algún día… Yo hace unos años, a todas horas. Y nunca conseguí aquellos sueños suspirando y deseando que ocurrieran. Muchos de ellos ni siquiera los he conseguido todavía, pero ahora sé que estoy más cerca.

¿Por qué?

Porque asumí que deseando y soñando no ocurre nada. Sin hacer nada, lo que obtendrás es nada.

La forma más efectiva que he encontrado para convertir mis sueños y deseos en objetivos, es siguiendo el criterio SMART, creado por G. T. Doran, que indica que un objetivo debe ser específico, medible, asignable, realista y estar comprendido en un plazo de tiempo.

Con el tiempo, este criterio ha ido modificándose por diferentes intereses empresariales y se ha modificado el significado de la letra A (alcanzable) y de la R (relevante o realista).

Tras estudiar y practicar todas las formas, mis clientes y yo utilizamos la siguiente fórmula SMART para la formulación de objetivos:

  • Específico. Si te resulta difícil, subdivide ese objetivo general en tantos objetivos específicos como sea necesario. Las siguientes fases deben aplicarse a todas las subdivisiones del objetivo general.
  • Hay que poder medirlo de alguna manera, ya que sólo así, sabremos si lo hemos conseguido.
  • El objetivo tiene que ser realista y lo más material posible.
  • Tiene que ser lo suficientemente importante como para que merezca la pena el esfuerzo.
  • Debes evaluar cuánto tiempo tardarás en lograrlo y poner una fecha límite para trabajar en él. En muchas ocasiones sólo nos movilizamos bajo un poquito de presión…

 

Como todo esto puede sonar abstracto, os voy a poner un ejemplo de cómo sería la formulación de objetivos SMART de un caso real.

Un familiar mío (llamémosle Luis) tiene el sueño de montar un restaurante. Un día le contó a una persona este deseo con un tono de derrota. Como quien dice quiero tener una casa en cada puerto. Esta persona  le dijo a Luis que podía lograr todo lo que quisiese, que visualizase el restaurante y a él trabajando en él y que nunca perdiese la esperanza. Esta persona le sobre-motivó para que luchara por sus sueños…

¿Y qué ocurre con la sobre-motivación? Que coges mucho impulso sin haber pensado cómo y dónde quieres llegar, y a la primera de cambio te rindes porque no sabes hacia dónde vas.

Todo esto es muy necesario pero totalmente insuficiente. Esa persona, con toda la mejor intención del mundo, sólo infundió más idealismo a Luis porque le decía que él era capaz de conseguirlo y que debía pensar siempre en positivo, pero no le dijo CÓMO podía hacerlo.

En mi opinión, esto es muy peligroso porque si Luis se hubiese dejado contagiar por toda esa positividad idealista, podría haberle llevado a la frustración absoluta, ya que por la situación personal de él, su deseo no es más que un sueño idealista y poco realista a corto plazo.

Hay que dosificar y medir los consejos que damos a los demás cuando no conocemos a la persona y no somos nosotros los que vamos a “montar el restaurante”.

Con todo esto no quiero decir que esté todo perdido. Si Luis trabaja su sueño y lo convierte en un objetivo, SÍ podrá tener su propio restaurante.

¿Cómo?

Respondiendo a unas cuántas preguntas y siguiendo el criterio SMART.

En este caso concreto, aplicaríamos este criterio al objetivo general Abrir un Restaurante de Éxito (porque restaurantes a secas ya hay muchos y no queremos cerrar a la primera de cambio) 😉

Luego nos haríamos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hace falta para abrir un restaurante de éxito?
  • ¿Qué tengo ya de eso que hace falta?
  • ¿Qué me falta? (Estos serían los objetivos específicos).

Y a partir de ahora se pasaría el criterio SMART a cada objetivo específico de la lista anterior.

En el caso de Luis, los objetivos específicos son:

  • Diseñar el proyecto.
  • Ahorrar x dinero para la inversión inicial.
  • Aumentar mi formación en técnicas de alta cocina.
  • Formarme en liderazgo de equipos de trabajo.
  • Formarme en nociones básicas de personal de sala.
  • Buscar un local adecuado.
  • Buscar financiación
  • Etc…

Si a cada punto anterior, se le aplica el criterio SMART, el resultado es un plan de acción  que te lleva al cómo lo vas a conseguir. De esta manera, aquel sueño se va pareciendo a un proyecto serio y perfectamente realizable.

Cuando me senté con Luis y le expliqué todo esto, se dio cuenta de que lo que antes parecía imposible, ahora tenía viabilidad. Será un proceso largo, sí, pero no imposible.

Para poder convertir tus sueños en objetivos, primero tienes que pasar por este proceso y luego alimentarte de toda esa motivación, pensamiento positivo y autoconfianza tan necesaria para no perder la perseverancia que tanta falta hace para conseguir lo que quieres.

Cuando te pongas en acción, el resultado no podrá ser otro que una gran satisfacción personal por la superación de obstáculos, el aprendizaje realizado y el sueño cumplido 😉

Me encantaría conocer cuál es tu sueño y si después de aplicar mi estrategia, lo ves como un objetivo alcanzable. Dímelo en los comentarios.

Espero que este post te haya resultado de gran ayuda.

Si quieres recibir más consejos y entrenamientos como éste, no esperes a que salga en el blog. Suscríbete a mi newsletter y todas las semanas recibirás antes que nadie contenido gratuito de gran valor en tu email.

Y si conoces a emprendedores, autónomos o a “pequeños” empresarios, compártelo para que también puedan beneficiarse.

Un abrazo y muchas gracias por estar aquí,

Ana

 

Facebooklinkedin

comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Buenos días tocaya,
    Aprendiendo sobre coaching descubrí el método SMART y la verdad es que ahora lo aplico a cualquier faceta de mi vida, tanto profesional como personal. Yo antes también era de las de “quiero hacer tal..” y el tiempo pasaba sin hacer nada porque no sabía ni por dónde empezar, o peor, me quedaba a mitad de camino…. Ahora soy mucho más productiva y estoy más feliz porque realmente me doy cuenta que con pequeños objetivos sobre todo medibles y realistas, sí que voy haciendo cosas poquito a poco…
    Un saludo

    • Hola Ana,

      Me alegro muchísimo de que seas una de las beneficiadas del método SMART.
      Muchas gracias por contar tu experiencia con él.

      Un abrazo!

  • Hola Ana, me encantó el post.

    Yo antes también era de los que soñaba despierto pero desde hace un tiempo soy de los que pasan a la acción, y de ahí todos los proyectos en los que ando metido. Ya no soporto las quejas de aquellos que no hacen nada para cambiar las cosas.
    Plantearse los objetivos de manera correcta es algo fundamental y en lo que todavía me queda mucho trabajo por hacer. Afortunadamente voy dando pasitos y cada vez intento que sean más específicos pero aún así me cuesta.

    Muchas gracias por tu post.

    • Hola Javier,

      Pues sólo voy a añadir que sigas así, dando pasos. Da igual que sean pequeños mientras sigas adelante.
      Muchísimas gracias por exponer tu propia experiencia sobre este tema. ¡A por ellos!

      Un saludo!

  • Hola, Ana. Me ha encantado el post. Explicas perfectamente qué son los objetivos SMART, para qué sirven y cómo se establecen.
    Soy muy fan de los objetivos, supongo que por eso de que he estado trabajando en una empresa importante y trabajaba para alcanzarlos.
    Pero sí que es cierto que no es lo mismo trabajar para otros que para uno mismo. Por eso tienen que ser mucho más importantes llegar a ellos y para ello, el plan de acción que dan como resultado, tal y como dices, para ponerse en marcha y hacernos imparables.
    Un abrazo!

    • Hola Carmen!

      Ojalá este enfoque estuviera más extendido también en las pymes.
      Me alegro mucho que lo apliques y que te haya gustado!

      Feliz domingo!

  • Mi sueño a día de hoy es vivir de la fotografía y montar un estudio…
    Mi mujer dice que todo llega pero yo no veo que llegue.
    Hace un mes he tenido un accidente porque el trabajo no es el que deseo, solo es para pagar facturas y dejar que mi vida se vaya por el sifón del retrete, ya tengo 47 y la vida pasa rápido. Todo esto paso porque no estoy a gusto.
    Sin embargo la fotografía me absuelve, estoy en mi mundo, las horas no pasan, estoy a gusto y me siento realizado. Pero todo es tan difícil, incluso si pudiera encontrar un trabajo en un estudio de fotografía también me valdría…
    Me encanta tu blog después de leer varios artículos, ojalá pueda encontrar el camino pronto, un saludo

    • Muchísimas gracias por compartir tu situación y sueño con nosotros. Realmente me llega lo que escribes.
      Te entiendo a la perfección pero tienes que cambiar cosas para salir de este estado.
      He visto tu web y haces unas fotos increíbles.
      Por favor, no lo dejes. Tengo amigos que viven muy bien dedicándose exclusivamente a la fotografía de bodas.
      Tú no eres menos.
      Gracias de corazón por leerme.

Únete a esta gran aventura. Te enseñaré a desarrollar tu propia estrategia, a gestionar tus emociones, y a entrenar tus habilidades para que seas capaz de disfrutar de tu propia empresa sin tantas interferencias en tu vida personal.